Logo 50 años Cristo Yacente

Nuestras Marchas

Cartel de Cultos

cartel fiesta 2017

Cartel Semana Santa

Semana santa18
Último mes Enero 2018 Siguiente Mes
L M X J V S D
week 1 1 2 3 4 5 6 7
week 2 8 9 10 11 12 13 14
week 3 15 16 17 18 19 20 21
week 4 22 23 24 25 26 27 28
week 5 29 30 31

Noche de Viernes Santo

CARTEL NOCHE DE VIERNES SANTO17

Horarios Semana Santa

libro horarios

Siguenos tambien

facebook santo entierro

twitter santo entierro

SE 1

grupo joven

Enlaces de Interés

santamaria

episcopal

vaticano

 

Contador de Visitas

03553844
Su IP: 54.242.115.30
Hora: 2018-01-16 12:39:54

Úbeda, Navidad de 2017

Estimados cofrades, hermanos y amigos:

Un año más toca a su fin, y poco a poco se acerca el final de mi etapa como Hermano Mayor en nuestra amada Cofradía, el venidero 2018 será un año vital e importante para nuestro futuro cofrade, y quiero aprovechar para animaros a participar en la vida de nuestra Cofradía, en su día a día, compartir con todos la emoción, la alegría, la fe, la felicidad y también los momentos de nerviosismo, de dolor, de trabajo. Porque todos los momentos, mejores y menos buenos, son importantes y únicos, son la vida de una centenaria Cofradía como la nuestra, y son la historia que estamos escribiendo constantemente y en la que todos podéis ser protagonistas activos. Os invito a vivir desde dentro a la Cofradía del Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro, las puertas han estado, están y estarán siempre abiertas.

Dicho esto, quiero aprovechar estas fechas para desearos a todos unas muy felices fiestas y una Navidad cargada de sentimientos, fe, devoción, espiritualidad, amor y siempre en la compañía de vuestras familias y seres más queridos.

Cristo ha nacido y Dios hecho hombre da sentido pleno a nuestra fe, siendo camino y luz para la humanidad. Hoy la iglesia que todos formamos, revive el momento de asombro y felicidad que vivieron en Belén hace más de dos mil años. Ese momento es el comienzo de nuestra renovada fe, del sentido verdadero de nuestra vida.

Hemos llegado a este día en el que el pesebre nos muestra la luz, la señal que Dios nos envía, un niño inofensivo, recién nacido, envuelto en pañales y acostado sobre un pesebre, frágil y débil, como muchas veces lo es nuestra fe, por eso, debemos ver este día como el comienzo del fin de nuestras tinieblas, del miedo y de la angustia. Hoy es el día en el que como hicieron los pastores en Belén, debemos fortalecer y renovar nuestra fe, contemplemos esta señal que nos renueva un año más, en nuestra vida personal, en la familia, en el grupo de amigos, en la Cofradía, en la parroquia, en nuestras comunidades, en todo entorno que acoja el amor de Dios encarnado en el niño Jesús.

Hoy como hizo María de Nazaret, mostramos al mundo a Jesús, el que “proviene del Espíritu Santo” (Mt 1,20).

Hagamos que esta festividad que celebramos, este día importante en nuestras familias no sea un día más, que este día sea el día de la esperanza, donde nace Dios, debe haber esperanza. Que sea el día del recuerdo a los que no están, y del amor a los que están, día de fe y oración, de hablar con Dios y aprender a escucharle en sus señales durante nuestra vida. Día de caridad, para que sepamos compartir nuestro tiempo, nuestro amor, nuestros bienes y nuestro conocimiento, todo es importante para compartirlo. Y sobre todo, día de amor y de paz, donde el niño Jesús nos sirva de recuerdo de todos esos niños que son víctimas de las guerras, de los abusos de los hombres, de la violencia, y que también nos recuerde a los muchas veces olvidados ancianos, esos mayores que se esforzaron por dejarnos un mundo mejor, que en muchas ocasiones fueron esclavos de su trabajo y su familia, y hoy se encuentras solos y desamparados. Que tengamos presentes a las mujeres maltratadas, y a los hombres que sufren el lado inverso del maltrato de género, cualquier tipo de maltrato debe ser condenado, y hoy debemos fortalecernos para denunciarlo, ser críticos reales en la sociedad y ser ejemplarizantes con nuestros actos. No olvidemos a los enfermos, de tantos tipos, de tantas clases, de tantas y tantas dolencias mentales y corporales. Hoy Jesús debe hacernos ver que somos importantes y necesarios para culminar su obra, sembrar el bien, compartir y ayudar a los que nos rodean.

Pues en este día en el que la humilde cueva en Belén, acoge el nacimiento de Dios entre nosotros, os deseo la mayor felicidad, que disfrutéis este día con alegría, con amor y con sentido de pertenencia a algo tan grande como es la obra de Dios.

¡Feliz Navidad!



Powered by Bullraider.com